domingo, septiembre 12, 2010

Sin Título

Así, de tajo, el corazón arráncame,
llévate de una vez todos los días y sus horas
llévate mi aliento y el grito que ahora mudo te invoca.
Así, de tajo, arráncame lo que de vida queda
en este pedazo de carne
que lento
agoniza...

2 comentarios:

pixöN dijo...

Está muy bueno... Me encanto todo lo que escribes.

Sonia Silva-Rosas dijo...

Muchas gracias, PixöN, gracias por tu comentario. Saludos.