sábado, enero 24, 2015




Sonia Silva-Rosas
Cuando la carne se revela...

¡Oh, carne, bendita carne,
placer y sangre,
delicia que al Infierno arroja,
palmo a palmo,
tú,
carne,
sabor a sal en la punta de mi lengua!

(DR. Del libro de poesía en preparación)